domingo, 27 de mayo de 2018

40 años del primer Tedax fallecido en acto de servicio




ABC.ES

Rafael Valdenebro, padre de dos hijos, trató de evitar una masacre infantil cuando murió manejando un explosivo colocado en Tenerife por el grupo terrorista que lideraba Antonio Cubillo. Sus autores quedaron libres ese mismo año

 


Las Palmas de Gran CanariaActualizado:Se cumplen cuarenta años del primer suceso que dejó consternada a la sociedad canaria y a toda España. Un explosivo colocado por el Mpaiac, grupo terrorista creado por Antonio Cubillo que estuvo implicado, se llevo por delante la vida del agente de Policía Rafael Valdenebro. Fue la noche del 25 de febrero de 1978 cuando las autoridades policiales recibieron el aviso de una amenaza de bomba. Antes de fallecer, relató que intentaba evitar una masacre infantil.
Era un artefacto con mecánica de relojería colocado en una sucursal del entonces Banco de Vizcaya en La Laguna (Tenerife) y que contendría ocho cartuchos de goma 2. Valdenbro, de 27 años de edad, recibió heridas graves cuando trasladaba el explosivo desde la fachada de la oficina bancaria a una zona donde hubiese menor grado de daños para los ciudadanos. Natural de Montilla, en Córdoba, estaba destinado en Tenerife desde hacía tres meses.
Sabía lo que era una familia. Era esposo y padre de dos niños, Rafael, de dos años, y Miguel, de siete meses. Por eso, no pudo resistirse a trasladar el explosivo porque «había tres chiquillos en el piso de arriba y no hubo manera de que la Policía con los megáfonos consiguiese que se metiesen para adentro. Estaban solos, sin sus padres», decía al que era gobernador civil de Tenerife Luis Mardones en el hospital.
La amenaza terrorista se hizo a través de un periódico local y se generó en el momento de explotar cerca de la calle Obispo Rey Redondo. El salvaje atentado dañó cara, tórax y, por ejemplo, obligó a amputarle una pierna del agente especializado en desactivar bombas. Los comercios de la zona fueron destruidos por la explosión.
Era una criminal bomba trampa y fue detectado por agentes de Policía tras la llamada. Antes del traslado del explosivo Rafael Valdenebro hizo algunas comprobaciones y todas daban resultados negativos. Pero el paquete bomba se rompió y se llevó por delante al artificiero.

«Yo sentía que me moría», dijo antes de fallecer

Antes de morir, explicó a sus superiores que «cuando llegamos nos acercamos al paquete y lo quitamos de la ventana donde estaba colocado. Habíamos calculado que nos quedaba de tiempo unos ocho y nueve minutos».
«Después de coger la carga la agité un poco y pude comprobar que se trataba de un reloj de plástico. Cuando me disponía desactivarla se encendió una luz roja, Rápidamente al ver que iba a estallar, traté de arroparla con una manta antiexplosiva con el fin de que la onda expansiva no me ocasionara importantes daños. Pero no tuve tiempo».

Autores, libres el mismo año

Después de la explosión, antes de morir, explicó que «unos compañeros que me introdujeron en el coche patrulla lloraban desesperados» mientras «yo sentía que me iba a morir, me retorcía de dolor y me agarraba con fuerza a ellos, como queriendo que no me dejaran marchar, pues no quería morirme».
Después de aquellas palabras por el sanguinario atentado de los seguidores de Cubillo permaneció trece días vivo en el Hospital Universitario de Canarias. Fue enterrado en Córdoba el 11 de marzo de 1978 con honores de todos los cuerpos y fuerzas de de seguridad del Estado.
La Guardia Civil encontró a los culpables de este ataque al Mpaiac. Se detuvo a Fernando José Domingo Valcárcel Rodríguez y Miguel Pardo de Donlebún Macías. Libres porque se acogieron a la norma de ambistía en España de ese mismo 1978. El rechazo de la sociedad canaria fue total. Para acogerse a la norma los separatistas sí se consideraban españoles.

lunes, 14 de mayo de 2018

Homenajean a los siete Tedax heridos en una trampa de ETA contra Intxaurrondo


 
 
 
 
COPE.ES
 
TERRORISMO ETA 
 
Los siete Tedax de la Guardia Civil, Policía Nacional y de la Ertzaintza, que resultaron heridos de gravedad el 11 de noviembre de 2000 como consecuencia de la trampa explosiva colocada por ETA en el último atentado perpetrado contra el cuartel de Intxaurrondo han sido homenajeados hoy en este acuartelamiento donostiarra.

Agencia EFE
Los siete Tedax de la Guardia Civil, Policía Nacional y de la Ertzaintza, que resultaron heridos de gravedad el 11 de noviembre de 2000 como consecuencia de la trampa explosiva colocada por ETA en el último atentado perpetrado contra el cuartel de Intxaurrondo han sido homenajeados hoy en este acuartelamiento donostiarra.
El subdelegado del Gobierno en Gipuzkoa, José Luis Herrador, ha presidido los actos organizados para celebrar el 174 aniversario de la fundación de la Guardia Civil, ha informado hoy el Ministerio del Interior en un comunicado.
La misma fuente ha precisado que en el transcurso de esta jornada, que se celebra anualmente, se ha conmemorado hoy el 45 aniversario de los "Especialistas de Explosivos" en la Guardia Civil, que fueron creados en 1973 para responder a la amenaza terrorista.
Por este motivo, se ha homenajeado especialmente a los siete Tedax que resultaron heridos en 2000 al explotar un dispositivo trampa que ETA había colocado en un tubo lanzagranadas instalado por los terroristas en las inmediaciones del cuartel de Intxaurrondo.
En su alocución, el jefe de la Guardia Civil, el coronel Antonio Campos, ha destacado la labor del Servicio de Desactivación de Explosivos de la Guardia Civil (Sedex) como paradigma de la permanente actualización y modernización del cuerpo para afrontar las amenazas que en cada momento son fuente de riesgo para la seguridad ciudadana.
Ha recordado que, tras una fase inicial en la que los primeros "artificieros" recibieron una formación basada en la experiencia del ejército con artefactos convencionales, a partir de los años 80 la especialidad se consolidó al incorporar técnicas aprendidas en Irlanda del Norte, donde la actividad del IRA propició que se contara con los mejores expertos a nivel europeo. Posteriormente se perfeccionó a principios de siglo con la incorporación y desarrollo de modernas unidades de defensa NRBQ.
Antonio Campos ha destacado la actuación conjunta de los Tedax que resultaron heridos en Intxaurrondo como ejemplo de la deseable colaboración entre los tres cuerpos de seguridad que operan en Gipuzkoa.
El subdelegado del Gobierno en Gipuzkoa, por su parte, ha felicitado a otros nueve agentes condecorados también con Cruces al Mérito de la Guardia Civil y ha destacado "la misión fundamental y de alto riesgo que tiene el servicio de desactivación de explosivos".
En cuanto al fin de ETA, Herrador ha querido felicitar a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado por la "labor infatigable desarrollada durante todos estos años" y, en especial, al "cuartel de Intxaurrondo que ha sido el epicentro de la lucha contra ETA con innumerables comandos detenidos, pero también el que ha sufrido más bajas y heridos entre sus hombres".
El homenaje ha finalizado con una ofrenda floral en memoria de los tres Tedax de la Guardia Civil muertos en acto de servicio en Gipuzkoa, dos de ellos en 1979 en dos atentados de ETA en Azpeitia y Oñati, y el tercero en 1986 al tratar de destruir material pirotécnico en Jaizkibel.

sábado, 24 de marzo de 2018

Julio de la Iglesia: «Somos el resultado de las cinco personas con las que más nos relacionamos»


 

La Razón.es

Dice que «el coraje es mayor cuando rendirte no te salva», que el valor lo puede tener «cualquiera», no sólo los cuerpos de élite. De la Iglesia ayuda a sacar al héroe que llevamos dentro y asegura que «sentir miedo es de valientes».



Madrid.
22 de marzo de 2018. 00:06h
Ha sido tres veces número uno en oposiciones al Estado. Policía Nacional, Tedax... se ha convertido en un experto en miedos, los ha vivido, estudiado e incluso ha creado una fórmula para desactivarlos y de ello da fe en su web: www.gestiondelmiedo.com. Imparte cursos, da formación a equipos y es coach de importantes directivos de este país. Salva vidas y en paralelo ayuda a sacar al héroe que llevamos dentro. Esta convencido de que «el miedo es de valientes» y si tuviera un súper poder dice que sería «el ayudar a los demás a sacar el coraje».
–Desactivar el miedo, ¿cuál sería el cable rojo?
–El cable rojo del miedo es la imaginación porque anticipamos la peor de las situaciones, además, en tiempo real. Esperamos que lo peor que estamos imaginando nos ocurra ya. Por que piensas: ¿ Y si fracaso ? ¿Y si no gano? ¿Y si es cáncer?
–Deberíamos quitarnos muchos «y si...»?
–Sí, centrarnos en resolver eficazmente el ahora.
–¿Con qué miedo nos quedamos?
–El miedo vital, el que nos ayuda a sobrevivir, hay que mantenerlo. El miedo es una de las primeras emociones que aparecen cuando nos enfrentamos a las cosas importantes de nuestra vida. Pero el miedo tóxico, el que no nos deja avanzar, es el que tenemos que desactivar o aprender a gestionar.
–¿Es contagioso?
–Sí, de hecho todas las emociones se contagian y los estados de ánimo también; la angustia y el estrés también lo son. Somos el resultado de las cinco personas con las que más nos relacionamos.
–¿Hay que tener miedo al miedo?
–El miedo al miedo es uno de los más comunes. La gente teme a los síntomas del miedo. Las dos palabras que llaman al miedo son «no puedo»; es como llamarlo a voces. Y lo que más capacita es tener una autoconfianza colosal; por eso hay que empezar a trabajar en el lenguaje empoderado, en la corporabilidad de victoria, en los pensamientos positivos. Tengo que pensar que va a salir bien para que salga bien.
–¿Existiría alguna vacuna?
–La actitud de combate. El modo de salir del miedo es teniendo una meta superior al miedo que tengo que vencer. Así, un carácter miedoso puede dar a luz un acto valeroso.
–¿Si el miedo viene de fuera? –Hay que ver qué se esconde detrás de él, porque allí se encuentra nuestro crecimiento.
–Un Tedax coge al miedo con pinzas...
–Un Tedax afronta el miedo porque se ha formado, porque tiene una misión que es más importante que su miedo.
–¿Usted le teme a algo?
–Tengo miedo a que le pase algo a mi hija y yo no poder salvarla, y a la mala conciencia.
–¿Tiene mala conciencia?
–Me esfuerzo continuamente por ser coherente y no tenerla.
–¿Hay quien jamás siente miedo?
–Sí. Decía Aristóteles que al temerario o al imprudente, no se les puede llamar valiente porque no sienten miedo. Solo lo es el que actúa a pesar del miedo.
–¿Se puede salir del miedo sin ayuda?
–Fui claustrofóbico y he salido gracias a las investigaciones que he seguido, a ciertas personas y a tener un motivo. Se necesita un experto que lo haya superado y que te guíe en el camino.
–¿Qué papel juega el coraje en todo esto?
–Es fundamental. El miedo se gana en la acción no en la ensoñación. Cuando el coraje es mayor es cuando rendirte no te salva, cuando tienes que jugarte la vida para conseguir otra salida. Ahí es donde el coraje demuestra todo su valor.
–¿Hay empresas muertas de miedo?
–Sí. Están sometidas a la presión de los resultados. El miedo ha sido el modelo clásico de gestión de las compañías y las organizaciones. Trabajar con miedo inhibe la creatividad, bloquea el talento y la adaptación a los cambios. El éxito de cualquier empresa pasa por unir y empoderar a sus equipos, antes de marcar ninguna meta. Lo primero es gestionar los miedos, definir los talentos y habilidades de cada miembro y luego ir a por el objetivo. Como un comando.
–¿Todos somos héroes?
–Tengo una fe ciega del poder del individuo como motor de cambio. Si quieres ser un héroe, piensa y actúa como tal. El héroe tiene que basarse en los valores tradicionales de justicia, libertad, lealtad, honor y coraje y salir con el convencimiento de que tiene una misión importante: la suya.

 

lunes, 1 de enero de 2018

A mis compañeros de fatigas.

 
 
 
 
 
 
 
 (En especial a mis compañeros que han dejado este año este mundo, que están velando por nosotros en lo más alto.)
 
 
A quienes cumplieron el sueño de toda una vida. 

A quienes recorrieron la ciudad a una velocidad frenética bajo las luces azules.

A quienes se les heló la sangre y sintieron al diablo atravesarles el cuerpo, cuando escucharon por la emisora "compañero herido".

A quienes no resulta raro el visitar en el hospital a sus compañeros.

A quienes se jugaron la vida miles de veces por desconocidos, siendo el deber cumplido la única recompensa. 

A quienes pesó en el hombro el ataúd de otro compañero, pero más pesó en el corazón no poder evitar lo que le metió allí. 

A quienes pasan lejos de sus familias los días más señalados, para que los demás los puedan vivirlos en paz. 

A quienes que les insultaron y golpearon, pero también con los que lloraron y a los que abrazaron. 

A quienes sintieron el verdadero orgullo de recibir y bautizar el uniforme azul o verde frente a sus familias.

A quienes se les puso la piel de gallina cuando gritaron con orgullo “SI JURO”.

A quienes al mirarse al espejo disfrutaron ese momento donde podían observar que su uniforme de trabajo no era de “Trabajo” sino de un estilo de vida.

A quienes temieron morir en aquel frio arcen, aquel oscuro callejón o aquella vieja casa, pero que continuaron adelante con lo que tenían que hacer.   

A quienes todos los días al iniciar su servicio y abrir su taquilla para ponerse el uniforme, se acuerdan de sus familias y sólo desean volver a verlas. 

A quienes corren al lugar del que todo el mundo huye. 

A quienes saludan todos los niños, porque de mayores desean ser como ellos. 

A quienes siendo el perro pastor se enfrentan a diario al lobo, para proteger a un rebaño que los menosprecia. 

A quienes se les hincha el pecho escuchando el Himno Nacional y viendo nuestro  pabellón  subir a lo alto de un mástil.

A quienes el frio, el calor, el hambre, el sueño y el cansancio, les enseño a valorar y disfrutar las cosas simples de la vida.

A quienes de todo esto aprendieron y reforzaron conceptos como el respeto, integridad, sacrificio, valor, disciplina, honor y tantas virtudes más para poder considerarse hombre de bien y un digno policía.

A quienes sintieron como un “hermano” al compañero  que paso por lo mismo estando a su lado.

A quienes se fueron, pero estuvieron ahí con nosotros en los mejores y peores momentos haciendo guardia. 

A quienes llevan en el pecho el escudo de un municipio, una autonomía o el estado.   

A todos mis compañeros... A todos mis hermanos…

¡¡VIVA ESPAÑA y VIVA LA POLICÍA!! 
FELIZ AÑO 2018

lunes, 6 de noviembre de 2017

El «maestro» que cobra menos que el «alumno»


La Razón.es

Los TEDAX se juegan la vida en cada intervención. Los Mossos se instruyeron en esta especialidad en los cursos de la Policía y ahora ganan unos 700 euros netos más


  •  
    El subinspector de la Policía Nacional y TEDAX, Julio de la Iglesia con uno de los robots que se emplean en la desactivación de explosivos
05 de noviembre de 2017. 03:25h

Los Técnicos Especialistas en Desactivación de Artefactos Explosivos (TEDAX) forman parte de una élite de la Policía Nacional que trabaja de manera discreta, silenciosa y sacrificada. Saben que «el primer error es el último». Han intervenido en varios miles de incidentes con un solo objetivo: salvar vidas aún a costa de arriesgar la suya. También contribuyen a aminorar la destrucción de todo tipo de bienes tanto públicos como privados. Además, han asumido también las funciones derivadas de la amenaza NRBQ (nuclear, radiológica, químico y biológica) lo que les sitúa en el nivel más alto de un incidente o la lucha contra el terrorismo.
El subinspector Julio de la Iglesia tenía 27 años cuando decidió ingresar en el Cuerpo Nacional de la Policía. Trabajaba en un banco, con un buen sueldo, cuando marcó el 091 pensando que allí le dirían como lograr el sueño que tenía cuando era niño: ser policía. «Me dijeron que ése era un teléfono de urgencias, y que ahí no daban ese tipo de información, pero yo no conocía a nadie que me orientara y me dio el nombre de una academia para opositar». «Entonces mi ex suegra me advirtió de que en la Policía se pagaba muy mal, me dijo que era muy peligroso; que con lo que estaba ganando entonces... Además tampoco estábamos muy bien mirados...» «Pero yo tenía el convencimiento de que era lo que quería». Se matriculó en dos academias, una por la mañana y otra por la tarde y se sacó el carné de conducir en tiempo record. Quedó el primero en la oposición. Tras unos años en la Brigada Provincial de Madrid pasó al Grupo anti ETA y fue allí donde se topó con la especialidad que lleva ejerciendo durante 17 años: TEDAX. En los años en los que la banda terrorista fustigaba España, una carta bomba llegada a la antigua Casa de Correos le había volado la mano a un cartero; quedaba otra por desactivar. «Hasta allí llegamos los de información, los zetas... y sólo quedó una persona en medio, con un traje de astronauta para mí y nos atrincheramos todos para dejarle trabajar a él», recuerda. Tras desactivarla, se quitó el casco y sudando le pidió un cigarro. Ese día no dejó de pensar que él quería ser uno de ellos.
Los primeros TEDAX de los Mossos d`Esquadra se instruyeron en los cursos que impartía la Policía Nacional y ahora, curiosamente existe una diferencia salarial entre ambos Cuerpos y especialidad que puede rondar entre los 700-800 euros netos. Iglesias, miembro de la Unión Federal de la Policía (UFP), destaca que su labor como policía es «muy vocacional», de hecho «gané menos de Policía que lo que ganaba entonces en la calle, pero me compensaba por otras cosas. Creo que se nos debe pagar en su justa medida y que nuestro esfuerzo sea valorado tanto por la sociedad como por nuestros políticos». De hecho el agravio comparativo con la policía autonómica ya le parecía mal en sus inicios.
Para un desactivador «la mayor recompensa es el trabajo bien hecho» asegura. «No buscamos la medalla ni la notoriedad sino que cuando nos llamen podamos hacer nuestro trabajo con dignidad y valor».
El miedo también va asociada a esta profesión de riesgo y se entrenan para combatirlo. «Si el miedo lo alimentas no te deja trabajar, te puede bloquear. Una de las cualidades de cualquier TEDAX es el control de las emociones, la templanza, la creatividad, la disciplina con la que haces lo que tienes que hacer, porque te has entrenado para ello, porque es tu deber». El subinspector recuerda que es una especialidad formada «por hombres y mujeres –18 mujeres en toda España– , con hijos, familia –estemos o no separados– y entre nosotros no hay ningún suicida », subraya. «Es una labor que se basa en el conocimiento, la técnica y el coraje». Le tocó vivir, junto a sus compañeros, la masacre del 11-M en la estación de El Pozo. «Fue una experiencia muy dura». Asegura que «implicarse emocionalmente es perder el control. Hay que tener serenidad de presencia y cuanto más complicada es la situación, más serenidad a la hora de actuar».
Dice que cada día acude a un trabajo «donde quiero venir a trabajar. Me encuentro además con un equipo muy motivado y compañeros que son muchos amigos». Recuerda que «por desgracia 13 desactivadores han muerto en acto de servicio más otros tantos heridos». «En el tiempo que llevamos, en toda España hemos cubierto 350.000 incidencias de las cuales 12.700 son de artefactos reales».
El curso TEDAX es uno de los más largos en su formación y cada año se están actualizando. «Y es que cuando hay un incidente con bomba «o resolvemos nosotros o no resuelve nadie». «Somos el último eslabón de la cadena».

Un policía nacional de Talavera nos cuenta su experiencia en Cataluña: ‘Hay un antes y un después del 1-0

 

La voz del Tajo.com

Prefiere mantener el anonimato, lo respetamos. Se trata de un talaverano enrolado en las filas de la UIP (Unidad de Intervención Policial) que ha sido desplazado –con cientos de compañeros– a Cataluña para reforzar la seguridad a la vista de los acontecimientos acaecidos en las últimas semanas. Ante todo, cuando le preguntamos qué siente viviendo la situación actual en primera persona una sola palabra inunda su garganta: ‘EMOCIÓN’.

Su trabajo no es de los más agradecidos ni los más entendidos, puesto que la actuación de un poli- cía de intervención siempre está en el ojo del huracán, allá donde hay conflictos, pero él nos asegura que siente alegría por “haber descubierto una Cataluña diferente”.

Tiene muy claro que “hay un antes y un después del 1 de octubre”, pero no por las circunstancias independentistas, las noticias que aparecen en los medios o el propio referéndum sino porque “la gente catalana que se siente española ha dado un paso adelante y ya no es- conde su forma de pensar. Y esa situación la exterioriza con nosotros. Nadie podía imaginar que recibiríamos tal cantidad de muestras de apoyo y reconocimiento hacia nuestro trabajo por parte de la población”.

Esa ‘gratificación de la gente’ (como la define este policía talaverano) es el mayor valor con el que cuentan él y sus compañeros en este momento convulso.

Pero también existe la incertidumbre en su ánimo, porque nadie sabe qué ocurrirá mañana ni cuánto

tiempo durará esto, pero “estamos contentos porque estamos participando en primera persona en un episodio importante de la Historia de España”.

“No es lo mismo verlo desde Talavera que vivirlo aquí, en Cataluña”, nos atestigua, “estar continuamente a la expectativa es nuestro trabajo, pero haber tenido que dejar nuestros alojamientos en la comunidad autónoma de Cataluña y tener que hospedarnos en Aragón o Valencia no ha sido nada agradable. Eso sí, las muestras de cariño enjugan cualquier mal sentimiento”.

La labor de un UIP, como reflejamos en el apoyo junto a estas líneas, es ‘la actuación en inminentes o graves episodios de alteración de la seguridad ciudadana que ocurran en territorio español’ y a eso se refiere este policía cuando han surgido muchas críticas a su trabajo. “Sólo hemos cumplido con un man- dato judicial y tras pedirle a la gente que obstaculizaba nuestra entrada en los colegios que nos dejara pasar para cumplirla, y se negaban, volver a pedírselo cogiéndole del brazo, y se volvían a negar (todo aderezado con insultos, empujones, escupitajos y forcejeos), no tenemos más remedio que actuar para poder acceder a los centros y así conseguir hacer cumplir la Ley”, nos relata.

Además, miles de anécdotas complementan su estancia en Cataluña –no sabe hasta cuándo–. “Ayer un hombre paró su coche junto a mí y se puso a llorar dándonos las gracias por estar aquí. Días atrás una chica, muy emocionada, se dirigió a nosotros diciéndonos que ‘no les dejáramos solos’, un hombre mayor nos agradecía nuestra labor asegurando que todo esto era una locura, esos son los detalles que gratifican nuestro trabajo”, el trabajo de un policía talaverano en Cataluña.

LA UIP
Las UIP fueron creadas en 1989 mediante el real decreto 1668/1989 del 29 de diciembre, siendo José Luis Corcuera ministro del interior. Su principal objetivo es la actuación en inminentes o graves episodios de alteración de la seguridad ciudadana que ocurran en territorio español. En concreto dicho real decreto las atribuye las siguientes funciones:

- Colaboración en la protección de SS. MM. los Reyes de España y altas personalidades nacionales y extranjeras.

- Prevención, mantenimiento y restablecimiento, en su caso, de la seguridad ciudadana. - Intervención en grandes concentraciones de masas, reuniones en lugares de tránsito público, manifestaciones y espectáculos públicos.

- Actuación y auxilio en caso de graves calamidades o catástrofes públicas.

- Actuación en situaciones de alerta policial, declarada, bien por la comisión de delitos de carácter terrorista o de delincuencia común y establecimiento de con- troles y otros dispositivos policiales.

- Protección de lugares e instalaciones en los supuestos en que así se determine.

- Intervención en motines y situaciones de análoga peligrosidad.

martes, 12 de septiembre de 2017

RASCAYÚ al ataque................

El día 28 de diciembre de 1.999, puse el siguiente mensaje en la Lista. Hoy después de 18 años el problema continúa y acrecentado al máximo por éstos políticos antipatriotas que nos tocó en la lotería nacional.
""Los hombres de nuestra transición, en su afán imposible de no parecer franquistas, cuando de hecho lo han sido hasta el tuétano, renunciaron a su amor a ESPAÑA, que era lo único que todos los españoles compartían. Esta renuncia vergonzante y criminal ha debilitado por completo la idea plurisecular de la nación española.

Crearon las Autonomías, unos entes caducos y costosos, a los cuales arroparon con multitud de funcionarios y jugaron con el erario público, para enjabonar al político de turno, con prebendas de toda índole, estableciéndose los correspondientes pactos políticos, que no es otra cosa, que el reparto de los trozos que aún quedan del suelo patrio.
Han logrado acrecentar los tradicionales pleitos regionales, estableciéndose un desequilibrio entre los habitantes de diferentes autonomías y en el plano policial su gestión ha sido un verdadero desastre, creando Cuerpos de Seguridad a diestro y siniestro con el único fin de servir de cohorte al Califa de turno.
¿Cómo entender que entre Policías del mismo Estado y con el mismo nivel y rango haya diferencias salariales de hasta un 35% explicables sólo por el hecho de estar al servicio de unas Autonomías diferentes?
¿No es ésta una aberración ante la que el Gobierno asiste con faz absurdamente imperturbable?.
Lo que resulta totalmente ilógico y de todo punto reprobable, es que se castigue con premeditación y alevosía a sus mejores servidores, a los más nobles, a aquellos que dejan la piel día a día por toda la geografía española, sin importarles la región donde se encuentre, a aquellos que luchan contra ese terrorismo rastrero fomentado por los nacionalistas irredentos, con una eficacia probada, a aquellos que están pagando cárcel por cumplir con su deber.
Me estoy refiriendo a esos servidores del orden que componen el Cuerpo Nacional de Policía y Guardias Civiles, que sin medios y muchos obstáculos en su camino, saltan continuamente sobre los mismos para cumplir con su misión. Sólo la ceguera y la codicia por parte de nuestros políticos impide ver el panorama que tienen ante ellos.
Lo escrito anteriormente es un alegato en defensa de un colectivo que está marginado y en ningún caso va contra ningún cuerpo policial ajeno a las Fuerzas de Seguridad del Estado. En el mismo sólo he querido exponer muy someramente un problema que ya se está enquistando.""
RASCAYÚ al ataque................
Gracias amigo.